NO ES MALO DESAHOGARSE

NO ES MALO DESAHOGARSE...NI LLORAR CUANDO SE TIENE...

miércoles, 15 de diciembre de 2010

NO-VIDAD

"La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande."-Jacinto Benavente


"(…) No es difícil identificar todo lo que simboliza la Navidad en una sociedad competitiva, consumista y materialista. Es cierto que, en todas las tiendas de las grandes ciudades vemos símbolos religiosos y, en el aire, se esparcen los más bellos cánticos navideños. Pero están ahí sólo al servicio del mercado. En la imaginación colectiva, los sueños de la Navidad que pueblan las mentes y los corazones son, pura y simplemente, de más consumo y de más posesión de bienes, a veces más allá delas auténticas necesidades materiales de cada uno.

La mejor Navidad, en consonancia con los criterios establecidos por los lúcidos guías de la humanidad, será aquélla en que la justicia, el amor y la solidaridad experimentaren un índice tal de crecimiento capaz de implantar en el alma humana la paz de conciencia y la certeza acerca del futuro libre del espíritu y de su destino de luz. "–Revista Flama Espirita.




Al árbolito vivo lo cortan y usan su cadáver para decorarlo. El pobre cerdito no se escapa y lo hacen morcillas. Uno sale afuera y el tumulto del materialismo te quiere aplastar, empequeñecerte entre la prisa y el bullicio. La llaman Navidad, pero más bien parece No-vidad. Podría mencionar más de mil razonez para demostrar porqué no siento ni creo en esta temporada, pero ese no es el caso. Solamente quiero decir de la manera mas objetiva posible, sin caer en condenas y prejuicios; y por supuesto respetando las creencias y puntos de vista de cada cual, que es la mentira mejor elaborada entre las dos grandes mentiras: la política y la religión; es la quinta esencia de las mentiras en un mundo violento, machista, de segunda categoría y expiatorio; donde los espíritus del mal pululan y hacen su agosto y nos atrapan para que sirvamos a los grandes intereses y multimillonarias, creadores de "stuff, stuff, y más stuff" para el consumo. Hoy en varias partes muchas almas de esta partícula de planeta llamado Tierra (probablemente el infierno de otro mundo) con su mediocre sol, celebra la confusión y lo absurdo: Hoy es na-vi-dad...¿O debo decir  NO-VIDA-D?

En mi correo electrónico Hillary me felicita; guao, me digo. ¿Qué sabe ella si vivo, existo o muero? Ella ni sabe que en su nombre me han enviado un correo. Miles y miles se han gastado en tan solo decorar la Casa Blanca. ¿Cuántas comidas se pudieran comprar con eso?Un señor llamado Papa  excluye de la humanidad a los seres humanos que aman a su mismo sexo. ¿Cómo pueden celebrar tal embeleco mientras existe discriminación, pobreza y se planifican guerras? ¿Dónde hay NAVIDAD cuando se toleran las guerras? Es paradójico ver como vecinos enemistados decoran de manera automática sus respectivas casas con lucesitas y apenas se saludan. No es una fiesta a nivel de todo el planeta, y en esencia es bella e inocente la idea de celebrar el nacimiento de nuestro hermano mayor, pero la mentira del Santa Cló, como la Coca-Cola, prevalece por encima de ello.  Cada año engañamos a nuestros hijos. Hubo un tiempo en que no se celebraba esta “fiesta” y la gente actuaba más natural y compasiva. Ahora con tanto progreso,  la indiferencia y el frío emocional es peor. Entre el jorgorio y los sonsonetes, los suicidios van aumentando(“Hay quien tiene todo, todo lo que quiere y sus navidades siempre son alegres...hay otros muy pobres que no tienen nada y lo que prefieren es que nunca llegaran...”) Época familiar y llena de contradiciones cuando se abandonan a tantos ancianos  porque no tienen dinero para pagar por un poco de atención y compañía....Nos deseamos tantas cosas, ¿pero vale la pena el deseo? ¿Paz? ¿Amor? ¿Prosperidad? ¿Justicia? No. Hay que trabajarlos desde nuestro interior sin esperar recompensa alguna. O tal vez se precisa una cirugía radical y de emergencia:extirpar de nuestras psiquis los genes del egoísmo y el acondicionamiento. No más YO, no más MI. Vamos a trascender todo lo feo, lo malo y abominable que tenemos como criaturas humanas. Miremos a la naturaleza, ella si sabe celebrar la navidad:en ella se puede apreciar el orden, la paz, el sosiego, la quietud, tan faltos que estamos de ello. Solo hubo una navidad, lo demás es mera representación y repetición de un absurdo carnaval cada año.Tradición, comercio y religión que infunden materialismo y miedo; temporada seglar y comercial. Se intercambian casi obligatoriamente regalitos, pero no se tocan los corazones. Durante casi todo el año se olvidan a amigos y es entonces para esta época cuando vienen a recordarse de ellos  para acallar la conciencia.Hay miedo. Hay que romper con este circulo vicioso anual.


¿Existe navidad? ¿Cuántas clases de navidad hay? ¿Qué saca uno con desear una feliz navidad? SEAMOS HONESTOS, en ese día más del 98 por ciento de la gente en lo que menos piensan es en Jesús. Los que tienen fe en otras religiones no la celebran. Para algunos cristianos decirles feliz navidad es como mandarlos para el juritungo viejo. A otros más le vale un pito si se celebra o no. ¿Es necesaria la navidad? La iglesia cristiana lo estableció así y el capitalismo la promovió. Básicamente es el supuesto cumpleaños de Jesús o Joshua, de origen judío. Los que culturalmente nos criamos con la navidad llevamos dentro cierto acondicionamiento que ya se nos hace díficil sacuder debido a la tradicción,  los apegos y las mil de mentiras con las que nos educaron. En un planeta de pruebas y expiaciones donde la vanidad y el orgullo sobresalen; donde en algunos países prevalece la pena de muerte y donde líderes inescrupulosos han creado los dos males que tal vez  hagan desaparecer a la Tierra ( armas nucleares y contaminación),  ¿vale la pena la navidad? 
  
Lo siento amigos, me da bochorno celebrar algo así. La verdadera navidad, de realmente existir,  es un beso y un abrazo a tiempo, o tal vez un buen plato de comida a tiempo. Debe de ser una fiesta de amor. Tal vez ustedes dirán “such is life, Héctor”, y yo les digo que esto es tan solo un poema y continuará...hasta que despertemos del letargo. Necesitamos una revolución espiritual. Mientras, sigamos comiendo, comprando, y que cada cual se invente su propia No-vidad a su conveniencia. Ni modo.  ¡Un abrazo de 365 días a toditos!

©2008-Héctor Luis Rivero López

1 comentario:

  1. Y en ese día, el 25, todos se esconden en sus casitas, en vez de salir y abrazarce con los vecinos…ironías y paradojas de esta dichosa temporada…invento de los malos espíritus...luego pasa y en los siguientes días si le dices feliz navidad en abril te emiran raro...

    ResponderEliminar